Conceptos básicos sobre nutrición 

 Empezamos con algo sencillo: ¿Es lo mismo nutrición que alimentación? Parece lógico que si nos alimentamos, a la vez nos nutrimos.
Así que nos preguntamos: ¿Qué es la nutrición?

Es la ciencia que estudia los nutrientes y otras sustancias alimenticias así como la forma en la que el cuerpo las asimila.
En wikipedia aparece bien definido y diferenciado del término «alimentación». Así es recogido:
§ La nutrición hace referencia a los nutrientes que componen los alimentos y comprende un conjunto de fenómenos involuntarios que suceden tras la ingestión de los alimentos, es decir, la digestión, la absorción o paso a la sangre desde el tubo digestivo de sus componentes o nutrientes, y su asimilación en las células del organismo. La nutrición es la ciencia que examina la relación entre dieta y salud. Los nutriólogos son profesionales de la salud que se especializan en esta área de estudio, y están entrenados para proveer consejos dietéticos.

§ La alimentación comprende un conjunto de actos voluntarios y conscientes que van dirigidos a la elección, preparación e ingestión de los alimentos, fenómenos muy relacionados con el medio sociocultural y económico (medio ambiente) y determinan, al menos en gran parte, los hábitos dietéticos y estilos de vida.
Dentro de los nutrientes podríamos diferenciar entre los energéticos (grasas, los hidratos de carbono y las proteínas) y los no energéticos (vitaminas y los minerales).

Asimismo, podríamos clasificarlos en nutrientes vitales, imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo, e intercambiables.

Los nutrientes vitales son los componentes de los alimentos sin cuyo aporte no es posible estar vivo. Durante espacios de tiempo reducidos podemos prescindir de ellos, porque nos aprovisionamos de nuestro propio cuerpo.
A este grupo de nutrientes pertenecen las proteínas, todas las vitaminas y los minerales.
Si recibimos un aporte insuficiente, el tiempo que transcurre hasta que se produce síntomas carenciales o, incluso, la muerte, depende de la posibilidad y cantidad de almacenamiento en el cuerpo. Por ejemplo, las vitaminas liposolubles pueden almacenarse fácilmente, sobre todo, en el hígado mientras que a las vitaminas hidrosolubles no les sucede lo mismo, por lo que en su ausencia aparecen síntomas carenciales mucho más rápidamente.
Son funcionalmente importantes las sustancias nutritivas y los componentes de los alimentos, cuya falta no provoca la muerte, pero, si existen en cantidad insuficiente, producen trastornos metabólicos o enfermedades. En este grupo figura la fibra, con gran importancia para la función intestinal y, para citar otro ejemplo, el flúor. Su aporte en cantidades suficientes potencia la resistencia dental contra los factores desencadenantes de la caries.

Las grasas y los hidratos de carbono y, en cierta medida, también las proteínas son intercambiables en su papel de proveedores de energía. 
 

Deja tu comentario



www.000webhost.com