Propiedades curativas de la aloe vera 

Esta planta, de aspecto similar al de un cactus y originaria del sur de África como casi la totalidad de las 200 de especies de aloe, es actualmente muy apreciada por su gran valor terapeútico en un sinfín de tratamientos, aunque su eficacia como planta medicinal venga de largo y bien conocida desde la antigüedad tal y como lo demuestra que hayan aparecido dibujos de dicha planta en templos egipcios datados por el año 4000 a.C.
Muy resistente a la sequía, no es, a pesar de su aspecto, un cactus sino que pertenece a la familia de las liláceas al igual que el espárrago, las cebollas, el ajo, tulipán, etc.
Actualmente son muchos los productos que se elaboran incluyendo esta planta por sus virtudes: pasta dentífrica, jabones, cremas, champú...
propiedades curativas de la aloe vera

¿Qué la hace tan especial?
Vitaminas, minerales, aminoácidos, enzimas, esteroles, son entre otros los principios activos que la componen y la convierten en una fuente natural de salud.
¿Cuáles son sus propiedades fundamentales? Analgésica, antiinflamatoria, coagulante, regenerador celular, cicatrizante, hidratante, antiulcerosa, etc.
Podremos encontrar diferentes productos en el mercado que nos ayuden para combatir la acidez de estómago y la regeneración de la mucosa intestinal gracias a uno de sus componentes, la aloemodina, y su efecto purgante debido a la aloína, de gusto amargo y que forma parte de laxantes. Otros estarán indicados para tratamientos de la piel, como pueden ser el acné, psoriasis, manchas... Sin olvidar su papel cicatrizante, bactericida y por tanto útil en casos de quemaduras y abscesos.
Si a todo ello agregamos su acción antiinflamatoria y analgésica causado por otros componentes que de forma natural generan ácido salicílico comprenderemos que también se plantea como tratamiento contra la artritis y la artrosis.

Éstas son sólo algunas de sus cualidades, así que, ¿qué más se puede pedir?
¿Cómo no considerarla una joya de la naturaleza? Mejor que cualquier medicamento y al alcance de todos pues podremos tenerla en una maceta de nuestra terraza, cuidando eso sí de evitar el exceso de humedad.
Para utilizarla de forma natural podemos coger una de las hojas, se pela, se lava y se utiliza el gel, por ejemplo, para tratamientos de la piel como quemaduras y cortes. 


Deja tu comentario



www.000webhost.com