El aceite de Argán: secreto de belleza y salud 

De forma periódica se desata el fervor por las cualidades y las virtudes de algún producto. Uno de ellos sería el oro de Marruecos, el aceite de argán, que suele ir incluido en muchos productos de belleza y cosmética.
¿Y cuáles son sus cualidades?
En el libro EL ACEITE DE ARGÁN, sus autoras, Lourdes Prat y Jessica Ramos, además de explicaciones sobre su historia, recetas, etc. nos facilitaban ya por el año 2010 algunas conclusiones a las que se habían llegado a través de diferentes estudios en los que se habría demostrado ser beneficioso para el cuidado de la piel ya que la hidrata y la nutre, regenera y rejuvenece, es antiarrugas y protege todo tipo de epidermis. Pero además tendría otros efectos positivos ya que además de saciarnos, favorecería el tránsito intestinal, reduciría el nivel de colesterol en sangre y, por consiguiente, existiría menor riesgos de sufrir una enfermedad cardiovascular como sería un infarto.
Sus propiedades fungicidas y bactericidas harían que pudiera utilizarse tanto como medicina como cosmético, bien como un alimento de nuestra dieta o aplicándolo en nuestro cuerpo.
Para disfrutar plenamente de los beneficios del aceite es preciso que la aceite sea virgen extra, prensado en frío, y cien por cien natural sin torrefacción ni aditivos de ningún tipo.
Es importante recordar que el aceite de argán contienen más de un 80% de ácidos grasos insaturados, de los cuales el 37% son ácido linoleico, que ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre. Contiene también, en cantidades destacables, ácido palmítico, ácido estérico y vitamina E. Esta composición lo convierte en un producto altamente emoliente y en un muy buen regenerador celular.
Los ácidos grasos esenciales compensan la sequedad de la epidermis y proporcionan elasticidad a la piel para evitar la aparición de arrugas.

Con el paso de los años la piel se vuelve más fina y pierde su elasticidad, aunque también existen causas hormonales que pueden acelerar este proceso. La disminución del nivel hormonal causa deshidratación en la piel y la aparición de arrugas. La piel pierde densidad y envejece, porque, con el paso de los años, las células se dividen más lentamente. El aceite de argán actúa fortaleciendo las células y conservando la elasticidad de la piel; a su vez, protege y crea una fina capa sobre la piel, resguardándola de factores externos.
Con la edad, no sólo la capa superficial de la piel se hace más fina, sino que también produce menos colágeno, y las fibras de elastina se desgastan y empiezan a aparecer las arrugas. Las glándulas sebáceas producen menos grasa y el número de glándulas sudoríparas empieza a ser inferior. Estos cambios producen sequedad en la piel.

El aceitera es una sustancia activa que hace descender los niveles de lípidos en sangre. Este aceite contiene antioxidantes y fitoesteroles que impiden que buena parte del colesterol que ingerimos con los alimentos sea absorbido por los intestinos, lo que hace reducir el colesterol en el flujo sanguíneo.
[...] Las sustancias químicas y los componentes del aceite de argán son favorables para la prevención de enfermedades como la diabetes y el cáncer.
Las saponinas que contiene el aceite de argán tienen efectos similares al del ácido acetilsalicílico (analgésico), y a la indometacina (antiinflamatorio no esteroideo). Este componente tiene la propiedad y aliviar el dolor, la fiebre y la inflamación. Al ser antipirético actúa aliviando la fiebre. Además, esta sustancia nos facilita la eliminación de las flemas bronquiales, además de expectorante evita espasmos musculares de la zona bronquial. Por esta razón también puede ser recomendable a personas que sufran asma.
El contenido en vitamina E (tocoferol) del aceite de argán nos protege de los radicales libres, que son las sustancias que aceleran el envejecimiento, causando daño a las células, los tejidos y los órganos. Esta vitamina facilita también la formación de glóbulos rojos.
Las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia necesitan una mayor ingesta de vitamina E. La vitamina E ayuda al cuerpo a utilizar la vitamina K. que es la vitamina que ayudará coagulación de la sangre y a mantener fuerte los huesos durante la vejez.

Remedios caseros:
  • Para cabello quebradizo y deshidratado, nos aconsejarían al aplicarlo directamente y dejarlo actuar durante un tiempo. Cuando se trata de uñas quebradizas, la recomendación sería pintarlas con una mezcla a base de este aceite y de zumo de limón exprimido o, si se prefiere, introducir la punta de los dedos en un cuenco durante quince minutos.
  • Para personas que sufren alguna enfermedad reumática, artrosis, dolor muscular... puede disminuir el dolor gracias a su efecto analgésico y antiinflamatorio, realizando un masaje empleando el aceite algo caliente, ya sea en estado puro o mezclado con esencias de árnica, romero, tomillo y eucalipto.
  • Por si fuera poco, recomienda utilizar este aceite para prevenir las estrías e, incluso, nos aseguran que al aplicarlo diariamente sobre quemaduras conseguimos disminuir la mancha.
  • ¿Y cómo anticelulítico?
  • Mezclaremos aceite de Argán con unas gotas de esencia de citronela y unas gotas de aceite de parafina.
    Aplicaremos sobre las zonas que presentan celulitis o «piel de naranja» con fuertes masajes y presionando intensamente de fuera hacia dentro.
    Seguiremos el tratamiento durante el tiempo necesario, teniendo en cuenta que empezaremos a ver resultados después de un mes.
    
    

    Deja tu comentario

    
    
    www.000webhost.com